jueves, 7 de diciembre de 2017

LAURA MAYO LÓPEZ “IN MEMORIAM”



ENFERMERA, PRACTICANTE Y COMADRONA de SAN SEBASTIÁN

MATRONA FORMADA EN LA ESCUELA DE MATRONAS DE LA CASA DE SALUD DE SANTA CRISTINA EN MADRID. Promoción año 1949 - 1952

FOTO 1 Laura Mayo López. 3 de octubre de 1950

Mi madre nació el 2 de enero de 1933 (aunque nunca estuvo segura de la fecha exacta, esa era la “oficial”) en Santa Coloma de Gramanet (Barcelona).

Que yo sepa, toda la formación la realizó en la “Casa de Salud de Santa Cristina y Escuela de Matronas” en Madrid. Estudio la carrera durante tres años, de 1949 hasta 1952 (1).

Cuando empezó a trabajar, estuvo una pequeña temporada en Oñati (Guipúzcoa), como practicante y comadrona, hasta que pudo coger plaza, y como no conocía la zona, eligió la primera del listado, y era ARANO (Navarra).

En aquella época (aproximadamente 1954), como no tenía vehículo, tenía que dar el servicio a las localidades de Arano y Goizueta, así como a todos los caseríosde la zona e iba andando. En Arano conoció a mi padre, se casó y nacieron mis tres hermanos mayores.

En 1960 o 1961 vinieron a vivir a la C/ Jose María Soroa de San Sebastián, donde nacimos los otros dos hermanos.

FOTO 2 Ficha sección matronas Colegio de Enfermería, Primer curso de matronas. Tarjeta profesional y ficha de A.T.S. Colegio de Enfermería de Gipuzkoa

Ya en San Sebastián trabajó como practicante a domicilio y posteriormente en diversas clínicas y hospitales. Si no recuerdo mal, trabajó en la clínica del Coro, Martín Santos, en el antiguo Hospital Militar, en la Residencia Sanitaria Nuestra Señora de Aránzazu, en el hospital Provincial, hasta que ya se quedó en la Residencia Sanitaria, donde trabajó hasta su jubilación como comadrona (1).

Matrona muy querida en su trabajo, siempre con su sonrisa, trajo a multitud de niños guipuzcoanos y donostiarras al mundo.

Falleció el 26 de octubre de 2012, a la edad de 80 años (1). Descanse en paz.

FOTO 3 Escuela de Matronas Santa Cristina. Madrid 1950

Según los datos obtenidos en el Colegio de Enfermería de Gipuzkoa

Colegio de Practicantes de Guipúzcoa
Ingresó en el antiguo Consejo Nacional de Auxiliares Sanitarios, Sección Practicantes, hoy Colegio de Enfermería de Gipuzkoa el día 1 de noviembre de 1952, causando baja en dicho Colegio por traslado a Navarra el 15 de abril de 1953 (No se podía estar colegiado en más de un Colegio profesional). Reingreso en el Colegio el 1 de enero de 1962, causando baja por jubilación el 31 de julio de 1992. Fallece el 26 de octubre de 2012 a la edad de 80 años (2).

Consejo Nacional de Auxiliares Sanitarios, Sección Practicantes. Ficha colegial nº 167
Fecha de colegiación el 1 de noviembre de 1952
Ejerce su profesión en Oñate como matrona titular.
Residencia Oñate, calle Zuazola nº 35 – 2º.
Posee el título nº 3.083 folio Rdo. extendido por la Universidad de Madrid el día 9 de septiembre de 1952.
Causó baja por su traslado a Navarra el 15 de abril de 1953 (2).

FOTO 4 Escuela de Matronas de Santa Cristina de Madrid 1950

Consejo Nacional de Auxiliares Sanitarios, Ficha Colegial Sección Matronas. Ficha colegial nº 56
Laura Mayo López, natural de Santa Coloma de Gramanet, provincia de Barcelona de 30 años de edad, con fecha de nacimiento 2 de enero de 1932
Casada, hija de Pablo y Martina
Fecha Colegiación San Sebastián a 1 de enero de 1962
Ejerce su profesión como matrona en la Residencia del SOE.
Título nº 326 folio 60 extendido por la Universidad de Madrid, el 29 de noviembre de 1952 y registrado en Madrid el 10 de julio de 1953, nº 327 y folio 58.

Colegio de Practicantes y Matronas. Ficha Colegial de A.T.S. número 342. Especialidad Matrona
Fecha de colegiación el 1 de enero de 1962, número de carnet nacional 144.717
Fecha de alta en el Colegio 1 de diciembre de 1952
Baja por traslado a Navarra el 15 de abril de 1953
Reingreso el 1 de enero de 1962
Baja por jubilación el 31 de julio de 1992 (2)

Laura Mayo López
Profesora en Partos
Auxiliar de Medicina y Cirugía

FOTO 5 Escuela de Matronas de Santa Cristina de Madrid 1950

Colegio de Practicantes de Navarra
Colegio de Practicantes de Navarra, solicita su colegiación como Practicante, en este Colegio el día 5 de junio de 1953 procedente del Colegio de Practicantes de Guipúzcoa, habiéndose acordado su admisión con efectividad el 1 de junio de 1953 y con el número de colegiado 469, en sesión celebrada en este Colegio por el Consejo provincial el día 14 de junio de 1953.

Presentó el título de Practicante expedido con fecha 29 de noviembre de 1952 y registrado con el folio 302 del Registro de la Dirección General de Sanidad con el número 1.810.

Desempeñó las funciones propias de la profesión en Arano, provincia de Navarra, como Practicante titular del Partido Médico Goizueta-Arano y cómo Matrona.

Historial
Ha observado buena conducta, sin que exista antecedente alguno en contra de la interesada. A petición de la interesada, acusa baja en esta provincia, por traslado a San Sebastián, en cuya capital fija su residencia en José María Soroa nº 22 – 1º A, remitiéndose por tanto al Colegio de Guipúzcoa su documentación de colegiada existente en este Colegio, y que se compone del certificado de nacimiento legalizada. Diversos escritos y certificaciones de los Colegios de Guipúzcoa y Vizcaya. Con fecha 17 de diciembre de 1961 solicita la baja como colegiado por traslado a Guipúzcoa a finales del indicado mes.

Estuvo colegiada en el Colegio de Practicantes de Vizcaya desde el día 18 de octubre de 1952 hasta el 25 del mismo mes en que causa baja por traslado a Guipúzcoa.

1 de enero de 1962 Laura trabaja como Matrona del Dr. Jaén en la Clínica de Nuestra Señora del Coro de San Sebastián (2).

FOTO 6 Casa de Salud de Santa Cristina y Escuela de Matronas

LA CASA DE SALUD DE SANTA CRISTINA Y ESCUELA DE MATRONAS

Conocida por S. M. la Reina Doña María Cristina, la escasez en la capital de asilos para embarazadas y parturientas, decidió atender a estas necesidades, creando esta Institución que sirviera a la vez de Asilo Maternal, de Clínica Obstétrica y Ginecológica y además de una buena Escuela de Matronas (3).

Lo primero que se hizo fue crear una suscripción para conseguir los recursos necesarios para crear semejante obra. La suscripción fue espléndidamente iniciada por sus Majestades los Reyes y demás personas de la Augusta Real Familia y muy particularmente por S. M. la Reina Doña María Cristina que, además de una cuantiosa aportación en metálico, hizo donación a la Junta del magnífico solar de seis mil metros cuadrados situado al final de la calle O´Donnell y donde hoy se alza el espléndido edificio llamado Casa de Salud de Santa Cristina. El día 28 de junio se puso la primera piedra.

Ante los problemas financieros con los que se encontraron, en 1916 el Ministro de Instrucción Pública Julio Burell entendió que la obra tenía que ser terminada y convirtió la Junta de Señoras en Junta de Patronato y ésta hizo donación al Estado del solar y del edificio. Se escogió al Doctor José Gálvez director facultativo y a los demás profesores como los doctores Bourkaib (sudirector), Macau, Luque, Navarro Blasco y Gil.

Además se acordó solicitar a la Congregación de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul, para que se encargaran de la administración y cuidado de los servicios de la Casa.

El 28 de junio de 1924, después de veinte años de la colocación de la primera piedra, se pudo inaugurar por el Rey Alfonso XIII dicha institución (3).

FOTO 7 Escuela de Matronas de Santa Cristina de Madrid 1950

Esta institución contaba con salas de visita, archivo, oficinas, salas de consulta, esterilización, sala de exploraciones, vestuario de personal, vestuario de enfermeras, fichero, pequeño arsenal farmacológico para las enfermas menesterosas. Con una entrada independiente estaba la sala de rayos X, destinada a aplicaciones terapéuticas y dividida en tres departamentos: uno para las enfermas, otro para los aparatos y el tercero, convenientemente protegido, para el operador (blindaje de plomo, cristales plomíferos, ventilación directa de cada uno de ellos).

Al final del pasillo se encuentra la instalación de diatermia, dividida en dos partes: una para enfermas gratuitas y otra para las que no lo son. En la parte de la fachada de la calle O´Donnell se encuentra la sección de Ginecología dividida en varias salas de dos a diez camas, que facilitan la separación de enfermas, teniendo en cuenta la índole de su padecimiento, la clase social a que pertenecen, la asistencia gratuita o a pensión, la gravedad mayor o menor del caso. La sala de operaciones va precedida de un departamento de anestesia y otros dos que sirven uno para la esterilización de apósitos e instrumentos y el otro de arsenal y para la desinfección del personal que ha de intervenir en las operaciones.

FOTO 8 Escuela de Matronas de Santa Cristina de Madrid. Con bebés 1950

Frente a la sala de operaciones hay un salón de espera y descanso destinado a los médicos. Termina la sección de Ginecología en una sala destinada a los casos sépticos y a los cánceres inoperables (3).

A continuación, y formando ángulo recto con ginecología, está el departamento de las Hijas de la Caridad, que así están aisladas de los ruidos exteriores y sin otra vecindad que la del Colegio de la Asunción, cuyos árboles forman el fondo que se divisa desde las ventanas.

A continuación se encuentran las habitaciones de los médicos, de las cuales dos son dormitorios, la tercera es comedor y la última cuarto de lectura y reposo a la vez. También se encuentra el laboratorio, anatomía patológica, bacteriología y análisis clínicos y químicos. También se encuentra la farmacia, el museo y la biblioteca; todo ello junto al departamento anatómico o de autopsias. La farmacia está regentada con el Dr. Maestre Ibáñez.

El piso principal está destinado principalmente a las puérperas y a las pensionistas de primera y segunda clase. También están las salas de partos y de operaciones. También están los dormitorios de puérperas: la sala general de partos con cuatro camas, que pueden elevarse a cinco o seis en caso necesario. La sala de partos tiene, lo mismo que su homóloga la de operaciones, una antesala y dos cuartos auxiliares que sirven de esterilización el uno y el otro como arsenal, con armarios para reservas de ropa y lavabos para la desinfección de las manos. Hay un cuarto especial muy importante donde se arreglan, se lavan y se visten los recién nacidos.

FOTO 9 Escuela de Matronas de Santa Cristina de Madrid 1950

Frente a la sala de partos se ha dispuesto un aula para las clases teóricas, que sirve al mismo tiempo de estudio y de espera a las alumnas durante las largas horas que a veces transcurren desde que llegan las parturientas a la sala, hasta que termine el parto. En ese aula se han reunido los elementos necesarios para la enseñanza, desde los huesos del adulto y del feto, hasta el hombre elástico, las láminas anatómicas, las pelvis preparadas y artificiales, normales y patológicas; el esqueleto articulado, los cráneos fetales y adultos, la pelvis de bronce de Tarnier, tan útil para comprender las estrecheces, el maniquí de Budin y Pinard, etc. Esta aula tiene grandes ventajas para la enseñanza empezando por su situación y acabando por el material, que es moderno y muy completo.

También tienen salas para puérperas gratuitas con una capacidad variable de 2 a 20 camas. En el tercer piso está destinado principalmente a embarazadas, tiene además algún que otro departamento para pensionistas, a la desembocadura de la escalera principal y forma parte esencial de sus dependencias la sala de partos número dos, que al igual que su congénere del piso principal, tiene capacidad para cuatro camas y en caso necesario hasta seis. Lleva como la otra su antesala, sus cuartos de esterilización y de desinfección, el destinado a los niños recién nacidos y el servicio de ascensor y los de calefacción y ventilación tan completos como en las salas de los pisos inferiores. También hay en este piso un gran dormitorio para las alumnas.

En el sótano además de los servicios generales como calderas, carboneras, cocinas, despensa, lavaderos, planchadores, almacenes y los comedores de las Hermanas de la Caridad y de las enfermeras. El lado sur está distribuido con un gran salón de clases con su vestuario inmediato, dormitorios que en verano sobre todo se utilizan para enfermas y el sótano del pabellón operatorio, también existen dormitorios individuales que son muy apreciados por quienes los disfrutan. También en el sótano se encuentra la instalación de rayos X, destinados a usos diagnósticos: se dispone al efecto de una habitación donde se encuentra el aparato Heliopan de Reiniger, provisto de diafragma Bucky. Además hay un clinoscopio y un negatoscopio con armarios para guardar los tubos y de aquellos otros en que está la colección de negativos, guardados en sobres con las indicaciones correspondientes a cada caso (3).

FOTO 10 Escuela de Matronas de Santa Cristina de Madrid. 7 de febrero de 1952

Objetivo de la Casa de salud de Santa Cristina. Escuela especial de Matronas
La Casa de salud de Santa Cristina, Escuela especial de Matronas es una institución de carácter benéfico-docente, que tiene por principal objeto proporcionar a las embarazadas pobres o no pudientes un albergue sano, dotado de asistencia lo más completa posible y en armonía con los adelantos científicos de la época, poniendo así a su alcance los auxilios que no pueden proporcionarse en sus domicilios y ayudándolas en todas las necesidades que lleva consigo la maternidad, no sólo durante el período de alumbramiento, sino en el inmediato precedente y del puerperal, dando en las consultas y en las revisiones, ayuda material y moral, primero a las embarazadas, luego a las madres y, fuera de estos dos grupos, a las enfermas en general de las dolencias propias del sexo (4).

Es asimismo objeto de este Instituto establecer enseñanzas prácticas y profesionales de Matronas, en una Escuela especial, que funcionará bajo la inmediata dirección de los Médicos agregados a la Casa y dentro del mismo edificio.

Podrán ser admitidas en el Establecimiento, en locales especialmente destinados a ello y con arreglo a tarifas que se fijarán en el reglamento, aquellas enfermas pudientes que con sus pensiones puedan ayudar a levantar las cargas del Instituto (4).

FOTO 11 Su Majestad la Reina María Cristina con la Duquesa de Santo Mauro, con las Hermanas Hijas de la Caridad y con matronas y alumnas de la Escuela de Matronas de Santa Cristina de Madrid

Capítulo II de las Matronas titulares
Artículo 24. Las Matronas titulares en número proporcionado a las necesidades del servicio, y que no deberán exceder de cuatro, serán nombradas por la Junta del Patronato a propuesta del Director, y deberán renovarse normalmente cada tres años. No obstante, podrá prolongarse el tiempo de servicio cuando concurran circunstancias especiales que lo justifiquen y de común acuerdo.

Artículo 25. Habrá una matrona destinada al servicio diurno, otra al nocturno y cuando el número de casos lo exijan, otra u otras dos con destino a los sépticos.

Artículo 26. Todas ellas ayudarán a los Médicos en las Clínicas, en las salas de partos y en las operaciones, según lo vayan exigiendo las necesidades del servicio.

Artículo 27. Terminado el tiempo reglamentario de tres años, o cuando por deficiencia de salud, por cambio de estado o por faltas de disciplina no convenga a una de las Matronas titulares permanecer , o a la Junta conservarla en su puesto, cesará en el mismo sin más formalidades que el aviso dado por el Director con un mes de anticipación.
Cuando hayan desempeñado el cargo a satisfacción, se les dará un certificado haciéndolo constar así.
Cuando no haya sido meritoria su actuación, se hará constar en el certificado sólo el tiempo que ha prestado servicio.
Si hubiera salido por alguna falta grave, a juicio del Director y de la mayoría de los Jefes de Clínica, no tendrá opción a ningún certificado (3,4).

FOTO 12 Escuela de Matronas de Santa Cristina de Madrid 1952

Capítulo III de las Alumnas
Artículo 28. Para ingresar como alumna en la Escuela de Santa Cristina se requiere:
1º.- Edad entre diez y ocho y treinta años.
2º.- Estado de soltería o de viudez.
3º.- Buena salud y aptitud física comprobada por el personal médico de la Casa.
4º.- Garantía suficiente de moralidad.
5º.- Autorización legal en caso de menores de edad.
6.- Instrucción elemental y suficiente a juicio del personal técnico de la Casa, o título de enfermera o de una profesión análoga que lo garantice.

Artículo 29. Las alumnas pueden ser externas o internas.
Para las externas la instrucción es completamente gratuita; las internas deberán abonar una pensión de 3,50 pesetas diarias por trimestres adelantados. Unas y otras harán los mismos estudios y ejercicios prácticos, y el certificado final de competencia será le mismo para ambas clases.

Artículo 30. Durarán los estudios en la Escuela dos años, y se compondrán de una parte teórica que comprenderá nociones de Anatomía, Fisiología e Higiene durante el primer año, y de ejercicios prácticos de enfermera y asistencia especial de puérperas operadas y niños. Durante el segundo año se completarán los estudios con la Obstetricia teórica y práctica en la forma que se detalla en el programa especial.

FOTO 13 Laura Mayo con sus compañeras en la Residencia Sanitaria Nuestra Señora de Aranzazu 1989

Artículo 31. Las alumnas que no resulten aptas, a juicio del Director, se despedirán transcurridos los tres primeros meses.
A las que por alguna razón seria no se crea conveniente dejarlas cursar el segundo año, se les dará al finalizar el primero la certificación de lo que hayan estudiado o practicado en la Escuela.
A las que terminen los estudios de segundo año se les dará la certificación correspondiente.
Dicha certificación no excluye del cumplimiento de las disposiciones vigentes para la carrera de Matronas consignadas en el Real decreto de 10 de agosto de 1904 y Reales órdenes posteriores para la obtención de dicho título oficial, ni tampoco de la inspección concedida reglamentariamente a las autoridades académicas.

Artículo 32. Durante todo el tiempo de permanencia en la Escuela habrá dos turnos de trabajo y de guardia de veinticuatro horas de duración y cada grupo asistirá a los partos y operaciones que tengan lugar en la tarde y noche correspondiente. Los que se verifiquen durante el día serán presenciados y asistidos por todas las alumnas siguiendo un turno riguroso, de manera que no resulten preferidas en ningún caso las de un mismo año entre sí. La distribución del tiempo se hará de manera que alternen los ejercicios teóricos con los prácticos, y que, además, haya los tiempos libres necesarios para la higiene moral y material de las alumnas. El número de éstas habrá de subordinarse al número de asiladas, de manera que resulte, aproximadamente, el 20 por 100 como máximo (3,4).

La primera Escuela de Matronas de la que se tiene referencia legal es la de la “Casa de Salud Santa Cristina” de Madrid, que aprobó su Reglamento en el año 1916. Aquí se formarían a gran nivel muchas generaciones de matronas con una sólida base profesional. En octubre de 1931 esta Maternidad quedó adscrita a la Facultad de Medicina de Madrid (5).

FOTO 14 Sala de partos. Dormitorio de niños. Sala de espera. Sala de ginecología. Escuela de Matronas de Santa Cristina de Madrid

AGRADECIMIENTOS
Colegio de Enfermería de Madrid
Cristina Bejarano. Secretaria Biblioteca Colegio de Enfermería de Madrid
Carlos Álvarez Nebreda
Colegio de Enfermería de Gipuzkoa
Colegio de Enfermería de Navarra
Diego Leonet Mayo
Familia Leonet Mayo
Juan Ignacio Valle Racero

FOTOS cedidas por Diego Leonet Mayo (Hijo)

FOTO 15 Título de Practicante autorizado para la asistencia a partos normales. Título de Matrona. Título de Practicante de Previsión y Socorros Mutuos de Auxiliares Sanitarios. Título de Ayudante Técnico Sanitario

BIBLIOGRAFÍA
1.- Entrevista con Diego Leonet Mayo (Hijo)
2.- Colegio de Enfermería de Gipuzkoa
3.- La Casa de Salud de Santa Cristina y Escuela de Matronas. Dr. J. Galvez Ginachero. Memoria descriptiva y resumen estadístico de su funcionamiento en los tres primeros años. 1927. Ilustre Colegio de Enfermería de Madrid
4.- Estatutos y Reglamento de la Casa de Salud de Santa Cristina, Escuela especial de Matronas. Estatutos.
5.- Juan Ignacio Valle Racero. El saber y la práctica de las matronas: desde los primeros manuales hasta 1957. Matronas Profesión, 9, 2002: páginas 28-35

Manuel Solórzano Sánchez
Graduado en Enfermería. Servicio de Traumatología. Hospital Universitario Donostia de San Sebastián. OSI- Donostialdea. Osakidetza- Servicio Vasco de Salud
Insignia de Oro de la Sociedad Española de Enfermería Oftalmológica 2010. SEEOF
Miembro de Enfermería Avanza
Miembro de Eusko Ikaskuntza / Sociedad de Estudios Vascos
Miembro de la Red Iberoamericana de Historia de la Enfermería
Miembro de la Red Cubana de Historia de la Enfermería
Miembro Consultivo de la Asociación Histórico Filosófica del Cuidado y la Enfermería en México AHFICEN, A.C.
Miembro no numerario de la Real Sociedad Vascongada de Amigos del País. (RSBAP)

lunes, 4 de diciembre de 2017

INSIGNIA CRUZ DE BENEFICENCIA 1934



IMPOSICIÓN DE LAS INSIGNIAS DE LA CRUZ DE BENEFICENCIA AL INSPECTOR PROVINCIAL DE SANIDAD

UN ACTO EN EL GOBIERNO CIVIL

Conforme a lo anunciado, el domingo se celebró este acto, solemne y sencillo al mismo tiempo, de imponer las insignias de la Cruz de Beneficencia, al inspector provincial de Sanidad, don Andrés López Prior; distinción que le ha sido concedida en premio a su labor meritísima, humanitaria en extremo, al combatir—en el año 1930—con éxito y exposición personal, una terrible epidemia en “el pueblo de Padules”, de la provincia de Almería.

FOTO 1 Las personas condecoradas con la Orden de Beneficencia, que asistieron el domingo al acto de imposición de las insignias al doctor López Prior, que llevó a cabo el gobernador de Guipúzcoa. Foto. Gueréquiz 1934

La Agrupación femenina del Partido Radical organizó varios actos con este motivo, el primero de los cuales fue el de la entrega de las insignias, que, como decimos en el título que encabeza estas líneas, se celebró en el Gobierno civil. Al acto asistieron numerosos invitados, estando representadas diversas entidades de la localidad y la provincia, y nutrida representación del Partido y de la Juventud radical, así como de la Agrupación femenina.

También acudieron numerosos señores que, por sus actos humanitarios están en posesión de la Cruz de Beneficencia.

Entre los asistentes recordamos a la señora viuda de Caimi; teniente coronel señor Ibáñez; señor Insausti, por el Batallón de Ingenieros y en representación del comandante militar de la Plaza, señor Legorburu; don Alberto Peyrona, por el Colegio de Doctores; don Román Elorz, en representación de los Practicantes; don Francisco Gascón, don Florencio Sarasueta, don Manuel Melgarejo; doctores Mozo, Castillo y Larraz; señores Pérez Egea y García, que representaban a las Sociedades Unión Artesana y Euskal-Billera; inspector provincial de Primera Enseñanza, señor Rivas; señor Urbina y otros que lamentamos no recordar.

FOTO 2 Médicos entre los que se encuentran Labayen, Celaya, Kutz y Martín Santos

Hubo en este acto, rodeado de la emoción que produce el rendir homenaje al mérito, y más cuando este mérito supone el haber salvado la vida de muchos semejantes, varios discursos, que pronunciaron la señorita Ana Sagarminaga, como presidenta de la Agrupación Femenina Radical, que ofrecía el homenaje al señor López Prior; un abrazo y unas frases de elogio y felicitación del señor Ibañez, en nombre de los caballeros de la Orden de Beneficencia; don Román Elorz, en nombre de los practicantes de España, y de los colegiados de San Sebastián también le abrazó, felicitándole con efusión; y el señor Peyrona, en nombre del Colegio de Doctores— que pertenece el homenajeado—ensalzó la figura del señor López Prior, muy acreedor al galardón concedido.

Las insignias de la Cruz de Beneficencia de primera clase con distintivo morado y negro, le fueron impuestas por el gobernador civil de la provincia, señor Muga, que primeramente dio lectura al decreto en el que se concede esta honrosa distinción al inspector de Sanidad de Guipúzcoa, y después ensalzó los méritos del homenajeado, que hizo el generoso ofrecimiento de su inteligencia y de su corazón, sacrificándose por la Humanidad.
En sus frases cálidas y llenas de sincera emoción, tuvo el señor Muga elogios para cuantos ostentaban aquel distintivo que significa amor a la Humanidad.

Un abrazo del señor Muga al homenajeado fue subrayado con una ovación entusiasta.

El señor López Prior, con visible emoción, pronunció unas palabras en las que su modestia —que hacía resaltar más el homenaje que se le dedicaba— querían restar méritos a su acto, que no fue sino una demostración del entusiasmo que le guía en su carrera, puesta al servicio de la ciencia y de la Humanidad.

FOTO 3 Los Practicantes Colegiados que asistieron al homenaje a sus compañeros señores Lanchares y Galparsoro, que han terminado las carreras de odontólogo y médico respectivamente. Fotógrafo Merino. 1934

Se congratuló de que los servicios de los sanitarios, que no son médicos de cabecera, sino los llamados a prevenir los males que azotan a la colectividad, sean apreciados por el público, y expresó su satisfacción de que el homenaje hubiera sido organizado por unas mujeres, ya que en ellas se anida, con más Intensidad, la fibra del sentimiento.

La distinción, el homenaje de que era objeto, lo dedicaba a la santa mujer que, haciendo frente a las circunstancias de la vida, supo darle bríos y llevarle al final de su carrera.

Santa mujer que fue su más leal compañera en sus primeros trabajos, y a la que recordaba con lágrimas en los ojos: su madre.

Terminó diciendo que su sueño son su modestia y el deber que, como inspector de Sanidad, le está encomendado.

Un aplauso sincero, ganado por la emoción de sus palabras, ahogó las últimas frases. El señor López Prior fue muy felicitado por todos los concurrentes.

Después de este acto, todos los invitados fueron obsequiados con un lunch, servido en una pastelería de la ciudad.

Y a primera hora de la tarde, en los locales del Partido Radical, se sirvió un banquete, ofrecido por la Agrupación Femenina.

Bibliografía
La Voz de Guipúzcoa, 5 de junio de 1934, página 16

Manuel Solórzano Sánchez
Graduado en Enfermería. Servicio de Traumatología. Hospital Universitario Donostia de San Sebastián. OSI- Donostialdea. Osakidetza- Servicio Vasco de Salud
Insignia de Oro de la Sociedad Española de Enfermería Oftalmológica 2010. SEEOF
Miembro de Enfermería Avanza
Miembro de Eusko Ikaskuntza / Sociedad de Estudios Vascos
Miembro de la Red Iberoamericana de Historia de la Enfermería
Miembro de la Red Cubana de Historia de la Enfermería
Miembro Consultivo de la Asociación Histórico Filosófica del Cuidado y la Enfermería en México AHFICEN, A.C.
Miembro no numerario de la Real Sociedad Vascongada de Amigos del País. (RSBAP)